Centuria V

CENTURIA V

I

Antes venida de ruina céltica,
Dentro del templo dos parlamentarán,
Puñalada corazón, de un jinete en coraza y pica,
Sin hacer ruido el gran entierro.

II

Siete conjurados en banquete ostentarán,
Contra los tres el hierro fuera de navio:
Una de las dos fuerzas el grande hará conducir.
Cuando por el mazo. Último del frente le saca.

III

El sucesor del Ducado vendrá,
Mucho más allá que del mar de Toscana:
Gala Rama Florencia tendrá,
En su girón de acuerdo náutica Rana.

IV

El gran mastín de la ciudad arrojado,
Será contrito por la extraña alianza,
Tras en los campos haber expulsado el ciervo,
El lobo y el oso se desafiarán.

V

Bajo sombra falsa de eliminar la servidumbre.
Pueblo y ciudad usurpará el mismo:
Peor hará por fraude de joven puta,
librada al campo leyendo el falso prólogo.

VI

Al rey el augur sobre el jefe la mano pone,
Vendrá a rogar por la paz Itálica:
En la mano izquierda cambiará el cetro,
Del Rey que será Emperador pacífico.

VII

Del Triunviro se hallarán los huesos,
Buscando hondo tesoro enigmático,
Los de alrededor no reposarán.
Este caver mármol y plomo metálico.

VIII

Será dejado fuego ardiente, muerte escondida.
En los globos horribles y terroríficos,
De noche en ciudad marítima en pólvora dejada,
La ciudad en fuego, el enemigo favorable.

IX

Hasta el fondo del gran arco demolido,
Por jefe cautivo el amigo anticipado:
Nacerá dama frente, cara barbada,
Cuando por astucia Duque a muerte atrapado.

X

Un jefe Celta en el conflicto herido,
Tras la cueva viendo a los suyos morir abatidos:
De sangre y heridas y de enemigos rodeado.
Y auxiliados por desconocidos de cuatro.

XI

Mar por solares umbrales no pasará,
Los de Venus ocuparán toda África:
Su reino más Saturno no ocupará,
Y cambiará la parte Asiática.

XII

Junto al lago Lemán será conducido,
Por gracia extraña ciudad queriendo traicionar:
Antes de su asesinato en Augsburgo la gran huido,
Y los del Rin la invadirán.

XIII

Por gran furor el Rey Romano Bélgica,
Vejar querrá por falange bárbara:
Furor horrísono expulsará a gente Líbica
Desde Panonia hasta Hércules el ara.

XIV

Saturno y Marte en Leo España cautiva,
Por jefe Líbico en el conflicto atrapado,
Cerca de Malta, Herederos cogidos vivos.
Y Romano cetro será por Gallo golpeado.

XV

Navegando cautivo hecho gran Pontífice,
Grande tras caer los clérigos cumultuosos:
Segundo elegido ausente su bien trastocado,
Su favorito bastardo a muerte matado.

XVI

A su alto precio más la lágrima gustada,
De humana carne por muerte en ceniza convertida,
A la isla de Faros por Cruzados perturbada,
Mientras en Rodas aparecerá duro espectro.

XVII

De noche pasando el Rey cerca de un callejón,
El de Chipre y principal acecho:
El Rey vencido, la mano huye a lo largo del Ródano,
Los conjurados irán a muerte darle.

XVIII

De duelo morirá el infeliz perseguido,
Celebrará su vencedor la hecatombe:
Prístina ley, franco edicto abreviado,
El muro y Príncipe al séptimo día caen.

XIX

El gran Real de oro, de bronce aumentado,
Rota la paz, por joven abierta guerra:
Pueblo afligido por un jefe lamentado,
De sangre bárbara será cubierta tierra.

XX

Más allá de los Alpes gran ejército pasará,
Un poco antes nacerá monstruo de Gap:
Prodigioso y súbito se volverá,
El gran Toscano a su lugar más habitual.

XXI

Por el fallecimiento del Monarca Latino,
Los que habrá por el reino socorridos:
El fuego lucirá dividido el botín,
La muerte pública a los valientes incurridos.

XXII

Antes que a Roma grande haya rendido el alma,
Espanto grande al ejército extranjero:
Por escuadrones la emboscada cerca de Parma,
Después de los rojos juntos harán festín.

XXIII

Los dos contentos serán unidos juntos,
Cuando la mayoría en Marte sean unidos:
La grande de África en espanto y temblor,
Duunvirato por el ejército desunido.

XXIV

El reino y ley sin Venus contruídos,
Saturno tendrá bajo Júpiter imperio:
La ley y reino por el Sol elevados,
Por Saturninos soportarán lo peor.

XXV

El Príncipe Árabe Marte, Sol, Venus, León,
Reino de Iglesia por mar sucumbirá,
Hacia Persia bien cerca de un millón,
Bizancio, Egipto, hacia septiembre invadirá.

XXVI

La gente esclava por un acontecimiento marcial,
Vendrá en alto grado tan elevada:
Cambiarán Príncipe, nacerá un Provincial,
Pasar el mar flota en los montes reclutada.

XXVII

Por fuego y armas no lejos del mar Negro,
Vendrá de Persia ocupar Trebisonda:
Temblar Fato, Metelín, Sol alegre,
De sangre Áraba de Adria cubierta ola.

XXVIII

El brazo pendiente a la pierna atado,
Rostro pálido, en el seno puñal escondido:
Presas que serán heridas en la pelea,
Al grande de Génova será el fuego dejado.

XXIX

La libertad no será recobrada,
Lo ocupará negro, fiero, villano, inicuo
Cuando la materia del puente sea labrada,
De Hister. Venecia enojada la república.

XXX

Todo alrededor de la gran ciudad,
Habrá soldados alojados por campos y villas:
Dar el asalto París, Roma incitada.
Sobre el puente se hará gran pillaje.

XXXI

Por tierra Antigua jefe de la sapiencia,
Quien en el presente es la rosa del mundo:
Puente arruinado y su gran preeminencia,
Será súbdito y náufrago de las olas.

XXXII

Donde todo lo bueno está, todo bien Sol y Luna,
Es abundante, su ruina se aproxima:
Del cielo se acerca aventar su fortuna,
En mismo estadio que la séptima roca.

XXXIII

De los principales de la ciudad rebelde,
Que se esforzarán para libertad lograr:
Destrozar machos, infeliz revoltijo,
Gritos, lamentos en Nantes lastimosos de ver.

XXXIV

De lo más profundo de Occidente Inglés,
Donde está el jefe de la Isla Británica:
Entrará flota en Gironda por Blois,
Por vino y sal, fuegos escondidos en barricas.

XXXV

Por ciudad franca del gran mar Selín,
Que lleva todavía en el estómago la piedra,
Inglesa flota vendrá bajo la bruma,
Un ramo tomar, de gran abierta guerra.

XXXVI

De hermana el hermano por simulado fingimiento,
Vendrá mezclar rociada en mineral:
Sobre la placenta dada a vieja tardía,
Muerte, el que guste será simple y rural.

XXXVII

Trescientos estarán en una voluntad y acuerdo,
Que para venir al fin de su espera,
Viente meses después todos y recuerdos,
Su Rey traicionado simulando odio fingido.

XXXVIII

Este gran Monarca que al muerto sucederá,
Dará vida ilícita y lúbrica,
Por indolencia a todos concederá,
Que al fin será necesaria la ley Sálica.

XXXIX

Del verdadero ramo de flores de lis salido,
Nombrado y situado heredero de Etruria:
Su sangre antigua de larga mano tejida,
Hará Florencia florecer en los blasones,

XL

La sangre Real estará tan mezclada,
Obligados estarán Galos de Hesperia:
Se esperará que término haya pasado,
Y que memoria de la voz se desvanezca.

XLI

Nacido bajo las sombras y jornada nocturna,
Será en reino y bondad soberana:
Hara renacer su sangre de la antigua urna,
Renovando siglo de oro para el bronce.

XLII

Marte elevado a su más alto apogeo,
Hará retirarse a los Alobrogos de Francia:
La gente Lombarda hará tal espanto,
A los del Águila comprendidos bajo la Balanza.

XLIII

La gran ruina de secretos no se aleja,
Provenza, Nápoles, Sicilia, Seez y Ponce,
En Germania, en el Rin y Colonia,
Vejados a muerte por todos los de Maguncia.

XLIV

Por mar rojo será capturado por piratas,
La paz estará por ello en peligro:
La ira y la avaricia cometerán por santo acto,
Al gran Pontífice será el ejército doblado.

XLV

El gran Imperio será pronto desolado,
Y trasladado cerca de bosque de las Ardenas,
Los dos bastardos por el primogénito privado,
Y reinará Aenobarbus, nariz de pajarraco.

XLVI

Por sombreros rojos, querellas y nuevos cismas,
Cuando se haya elegido al Sabinés:
Se producirá contra el mundo sofisma,
Y será Roma dañada por Albaneses.

XLVII

El gran Áraba marchará muy delante,
Traicionado será por los Bizantinos:
La antigua Rodas se pondrá por delante,
Y mayor mal por los otros Panones.

XLVIII

Tras gran aflicción del cetro,
Dos enemigos por ellos serán vencidos:
Flota de África a los Panones irá nacer
Por mar y tierra harán horribles cosas.

XLIX

Nadie de España, sino de la antigua Francia
No será elegido para la temblorosa nacela.
Al enemigo se la hará fianza,
Quien en su reino será peste cruel.

L

El año en el que los hermosos del lis tengan la edad,
Uno de ellos tendra la gran Rumania:
Temblar los montes, abierto Latino pasaje,
Paz marchar contra fuerte de Armenia.

LI

La gente de Dacia, de Inglaterra y Polonia,
Y de Bohemia harán nueva liga:
Para pasar al otro lado de Hércules la columna,
Barcinos, Tirrenos levantar cruel intriga.

LII

Un Rey hará que dará al opuesto,
Los exiliados elevados sobre el reino:
De sangre nada: la gente casta hipólita,
Y florecerá largo tiempo bajo tal enseña.

LIII

La ley de Sol y Venus contendientes,
Apropiándose del espíritu de la profecía,
Ni uno ni otro serán oídos,
Por el suelo estará la ley del gran Mesías.

LIV

Del Ponto Euxino y la gran Tartaria.
Un Rey será que vendrá ver Galia,
Traspasará Alana y Armenia,
Y en Bizancio dejará sangrante Galia.

LV

De la Feliz Arabia tierra.
Nacerá poderosos de ley Mahometana,
Vejar España, conquistar Granada.
Y más por mar a la gente de Liguria.

LVI

Por el óbito del muy anciano Pontífice,
Será elegido Romano de buena edad.
Que será dicho que su sede desmerece,
Y mucho vivirá y de picante obra.

LVII

Saldrá del monte Gaulsier y Aventino.
Que por el agujero advertirá al ejército,
Entre dos rocas será hecho el botín,
De Sext mansol perder el renombre.

LVIII

Del acueducto de Uticense, de Garda.
Por el bosque y monte inaccesible,
Rodeado por el puente será golpeado con el puño,
El jefe nemeo que será tan terrible.

LIX

Para el jefe Inglés de Nimes demasiado temor,
Hacia España en auxilio de Aenobarbo
Varios morirán por Marte abierto este día,
Cuando en Artois caiga estrella en barba.

LX

Por testa pelona vendrá a ser dificil elegir,
Más que su carga que lleva pasará:
Tan gran furor y rabia hará decir,
Que a fuego y sangre todo sexo cortará.

LXI

El hijo del grande no siéndolo en su nacimiento,
Subyugará los altos montes Apeninos:
Hará temblar a todos los de la balanza,
Y de los montes fuego hasta Mont-Cenis.

LXII

Sobre las rocas sangre se verá llover,
Sol Oriente, Saturno Occidente:
Cerca de Orgon guerra, en Roma gran mal ver,
Naves hundidas, y tornado el Tridente.

LXIII

De vana empresa el honor inmerecido clama,
Galeotes errantes por latinos, frio, hambre, olas.
No lejos del Tíber de sangre la tierra teñida.
Y solxe humanos serán diversas plagas.

LXIV

Los reunidos por reposos de gran número,
Por tierra y mar consejo contra mandato:
Cerca del Otoño Génova, Niza de la sombre,
Por campos y villas el jefe en contrabando.

LXV

Súbitamente venido el temor será grande,
Los principales del asunto escondidos:
Y dama inflamada nunca volverá a ser vista
Y poco a poco serán los grandes furiosos.

LXVI

Bajo los antiguos edificios vestales,
No alejados de acueducto en ruinas:
De Sol y Luna son los relucientes metales,
Ardiente lámpara Trian de oro titila.

LXVII

Cuando jefe Perusa no ofrezca su túnica,
Senos cubiertos todos desnudos expoliar,
Serán hechos siete hecho Aristocrático,
El padre y el hijo muerte por herida en garganta.

LXVIII

En el Danubio y del Rin vendrá a beber
El gran Camello, no se arrepentirá:
Temblar del Ródano, y más fuertes los del Loira,
Y cerca de los Alpes el Gallo lo arruinará.

LXIX

Ya no será más el grande en falso sueño,
La inquietud vendrá a tomar reposo:
Levantad falange de oro, azul y bermellón,
Sujuzgar África, roerla hasta el hueso.

LXX

Las regiones sujetas a la Balanza,
Harán turbarse los montes por gran guerra,
Cautivos todo sexo y todo Bizancio.
Que se gritará al alba tierra a tierra.

LXXI

Por el furor de uno que esperará al agua,
Por la gran rabia todo el ejército emocionado:
Cargado de nobles en diecisiete barcos,
A lo largo del Ródano tarde llegado mensajero.

LXXII

Por el placer de edicto voluptuoso,
Se pondrá el veneno en la fe:
Venus estará en un curso tan virtuoso,
Que ofuscará del Sol toda ley.

LXXIII

Perseguida será de Dios la Iglesia,
Y los santos Templos serán expoliados,
El hijo, la madre dejará desnuda en camisa,
Serán Árabes a Polacos unidos.

LXXIV

De sangre Troyana nacerá corazón Germánico,
Que llegará a tener tan alto poder:
Fuera expulsará gente extraña Arábiga,
Volviendo la iglesia en pristina preeminencia.

LXXV

Subirá alto sobre el que está más a la diestra,
Estará sentado sobre la piedra cuadrada,
Hacia el Mediodía en la ventana,
Bastón torcido en mano, boca cerrada.

LXXVI

En lugar liberado tendrá su pabellón,
Y no querrá en ciudad tomar sitio:
Aix, Carpen, Isla Volce, Mont Cavaillon,
Por todos sitios abolirá su huella.

LXXVII

Todos los grados de honor eclesiástico,
Serán cambiados en dial quirinal:
En Marcial quirinal Hamigero.
Después un Rey de Francia lo hará vulcanal.

LXXVIII

Los dos unidos no serán mucho.
Y en trece años al Bárbaro Sátrapa,
En los dos lados tendrán tal pérdida,
Que uno bendecirá la Barca y su capa.

LXXIX

Por sagrada pompa vendrá a bajar las alas,
Por la venida del gran legislador:
Humilde emaltecerá, vejará a los rebeldes,
No nacerá en la tierra emulador alguno.

LXXX

Logmion gran Bizancio traerá,
Expulsada será la Bárbara Liga:
De las dos leyes la pagana cederá,
Bárbara y Franca en perpetua lucha.

LXXXI

El pájaro Real sobre la ciudad solar,
Siete meses antes habrá hecho nocturno augurio:
Mar de Oriente caerá trueno, relámpago.
Siete días a las puertas los enemigos entonces.

LXXXII

Al concluirse la paz fuera de la fortaleza,
No saldrá el que en desespero puesto:
Cuando los de Arbois, de Langres, contra Bresse,
Tendrán monte Dolle, emboscada de enemigos.

LXXXIII

Los que hayan emprendido la subversión,
Nombre parecido reino, poderoso e invencible:
Lo harán por fraude, noches tras advertir,
Cuando el mayor en la mesa lea Biblia.

LXXXIV

Nacerá de sima y ciudad desmesurada,
Nacido de padres oscuros y tenebrosos:
Que la potencia del gran Rey reverenciada,
Querrá destruir por Rouén y Evreux.

LXXXV

Por los Suevos y lugares circundantes,
Estarán en guerra por causa de las nubes:
Gámaros, langostas y mosquitos,
De Leman faltas serán bien reveladas.

LXXXVI

Por las dos cabezas y tres brazos separados,
La ciudad grande por aguas será vejada:
De los grandes de entre ellos por exilio esparcidos,
Por cabeza Persa Bizancio muy presionada.

LXXXVII

El año en que Saturno fuera de servicio,
En los francos terrenos sean de agua inundados:
De sangre Troyana será su matrimonio,
Y será hermana de Españoles circundada.

LXXXVIII

Sobre el arenal por un odioso diluvio,
De otros mares hallado monstruo marino:
Cerca del lugar será hecho un refugio,
Teniendo a Savona esclava de Turín.

LXXXIX

En Hungría por Bohemia, Navarra,
Y por bandera santas sediciones:
Por flores de lis país llevando la barra,
Contra Orleans hará emociones.

XC

En la Cícladas, en Perinto y Larisa,
En Esparta todo el Peloponeso:
Tan grande hambruna, peste por falta conocida,
Nueve meses estará y todo quersoneso.

XCI

En el gran mercado que se llama de los mentirosos,
De todo Torrente y campo Ateniense:
Serán sorprendidos por los caballos ligeros,
Por Albaneses Marte, Leo, Saturno, un acuario.

XCII

Tras el asedio sostenido diecisiete años,
Cinco cambiarán en tan pronto se acabe el plazo:
Después uno será elegido al mismo tiempo,
Que de los Romanos no será muy conforme.

XCIII

Bajo el territorio del redondo globo lunar,
Mientras domine Mercurio:
La Isla de Escocia hará un luminaria,
Que a los Ingleses llevará a la descomposición.

XCIV

Trasladará a la gran Germania,
Brabante y Flandes, Gante, Brujas y Bologne
La tregua santa, el gran dique de Armenia,
Asediará Viena y Colonia.

XCV

Náutico remo invitará los umbrios,
Del gran Imperio pues concitará:
El mar Egeo líneas de obstáculos,
Impidiendo la ola Tirrena desembarcar.

XCVI

En el medio del gran mundo la rosa,
Por nuevos hechos sangre pública derramada:
A decir verdad se tendrá boca cerrada,
Cuando sea necesario llegará tarde el esperado.

XCVII

El nacido deforme por horror sofocado,
En la ciudad del gran Rey habitable:
El edicto severo de los cautivos revocado,
Granizo y tormenta, Condonación inestimable.

XCVIII

A cuarenta y ocho grados climáticos,
Al final de Cáncer tan grande sequía:
Pez en mar, río, lago, cocido héctico.
Bearn, Bigorre por fuego del cielo sufriendo.

XCIX

Milán, Ferrara, Turín y Aquilea.
Capua, Brindisi vejados por gente Celta:
Por el León y falange aquilea
Cuando Roma tenga el jefe anciano Británico.

C

El botafuego por su fuego atrapado,
Fuego del cielo a Carcas y Cominge,
Foix, Aux, Mazere, Insigne anciano escapado,
Por los de Hesse, Sajones y Turinga.